Entrevista a Juan Albaladejo: El Mar Menor desde la perspectiva de la ciencia y la sociedad

Juan Albaladejo es miembro del grupo de investigación de Conservación de Suelo y Agua del CEBAS-CSIC, que coordina el caso de estudio del proyecto COASTAL, así como veraneante habitual en el Mar Menor.

¿Cómo te afecta el estado ecológico del Mar Menor personalmente y a la población en la que veraneas?

Anímicamente siento una gran tristeza y desasosiego por la situación actual de este lugar, en el que paso una gran parte del año, y en el que he disfrutado los mejores momentos de mi juventud. Siento que la avaricia y la incompetencia de unos pocos han destrozado el tesoro natural mas apreciado por mi familia, mis amigos y por mí. Desgraciadamente, creo que este sentimiento es común a muchos miles de personas. Económicamente, mi patrimonio también ha sido seriamente perjudicado por la depreciación de la vivienda que tengo en Mar de Cristal (bonito y profético nombre, era transparente y cristalino, pero frágil como el cristal, y lo hemos hecho añicos, ¿cómo llamaremos ahora a esta playa?).   

¿Qué medidas crees que hace falta ejecutar en las poblaciones ribereñas para mejorar su situación?

En mi opinión, desde que se puso en funcionamiento la red de saneamiento y depuración de aguas residuales, las poblaciones costeras no producen impactos negativos significativos en la calidad del agua marina. Sin embargo, creo que habría que monitorizar dicha red, porque creo que muchas casas no se engancharon a la red y en otros casos la red no está bien conservada o dimensionada y se producen pérdidas con mucha frecuencia. Pero donde sí que habría que tomar medidas urgentes es en el entorno rural de estas poblaciones: tierras labradas y cursos de agua modificados, para evitar los graves destrozos en playas, áreas urbanas y viviendas, que ahora producen las lluvias torrenciales. Al margen del deterioro ambiental, creo el Ayuntamiento de Cartagena (desconozco lo que ocurre en otros Municipios) debería prestar muchísima mas atención a algunos asuntos de su competencia como la conservación urbanística y la seguridad ciudadana muy deteriorada en los últimos años.  

¿Qué medidas crees que hace falta tomar aguas arriba de las poblaciones?

No puedo ser original porque las soluciones son obvias y creo que las sabe todo el mundo. Si las causas principales son los vertidos y el incumplimiento de la ley, habrá que eliminar vertidos y adaptar la legislación a esta situación de emergencia siendo muy estrictos y “duros” para exigir su cumplimiento a rajatabla, pese a quien pese. Algunas medidas concretas que yo considero necesarias serían:

  • eliminar las hectáreas de regadío ilegales,
  • agricultura de conservación con adecuado control de agua y nutrientes,
  • recuperar los cauces de agua naturales,
  • control del nivel de agua de los acuíferos para evitar transmisiones subterráneas,
  • eliminar vertidos de salmueras y
  • construir una “franja verde de amortiguación” alrededor del Mar Menor, científica y ecológicamente diseñada en función de las características y condiciones de cada tramo.   

¿Cómo te imaginas un desarrollo económico entorno al Mar Menor más sostenible?

Con una conversión del sector agropecuario hacia una agricultura de conservación adaptada al cambio climático, con la producción de productos autóctonos de alta calidad y alto valor de mercado, apostando fuerte por la producción ecológica. El sector turístico necesita un análisis muy profundo realizado por grandes expertos, ya que, en mi opinión, no se ha sabido “vender” internacionalmente este paraje singular. El desarrollo turístico debe ser integrado en todo el entorno, incluyendo la costa adyacente desde Cabo de Palos a Cartagena y el Campo de Cartagena. Se deberían fomentar algunas características singulares de esta zona como:

  • condiciones únicas para la práctica de la vela y esquí acuático,
  • la belleza y riqueza submarina de la Isla de las Hormigas y entorno de Cabo de Palos,
  • el alto potencial para el senderismo,
  • turismo rural en el Campo de Cartagena,
  • la gastronomía,
  • la riqueza arqueológica de Cartagena,
  • talasoterapia, etc.

Habría que superar la temporalidad turística aprovechando que las condiciones climáticas permiten realizar todas las actividades durante todo el año. En definitiva, hay un gran potencial turístico para contribuir al desarrollo sostenible de la zona.

En el sector industrial se podría fomentar el desarrollo de pequeñas industrias agroalimentarias y asociadas a la pesca, de carácter básicamente artesano, para aumentar el valor añadido de los productos autóctonos: vino y productos agrícolas procesados del Campo de Cartagena, salazones, etc.

Entre estas y otras alternativas posibles, la Comarca del Mar Menor – si logramos recuperarlo – presenta un gran potencial, aunque se supriman hectáreas de regadío, para superar la situación actual y progresar hacia un desarrollo económico más sostenible.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .